La Galleta Accidental

oy les quiero compartir la receta de la brookie: una galleta accidental, inventada en el momento por falta de ingredientes. Me encantó tanto la galleta que tenía que compartirla con ustedes. Si tienen suerte, también podrán disfrutar de ese momento accidental. Sigue leyendo…

Los domingos en la tarde nos dan ganas de algo dulce. Así nos encontrábamos nosotros hace poco. Mientras disfrutábamos de un vinito y el atardecer prolongado, buscábamos recetas de galletas. Estas si, estas no—encontramos la galleta perfecta. Y nos movilizamos a la cocina, listos para cocinar.

No había chocolate chips.

¡Terror, desgracia, tristeza, depresión! ¿Qué hacer un domingo en la tarde-casi-noche, ya empiyamados, cansados de la semana y ansiosos por la que venía? Ni consideramos ir a buscar los chocolate chips (bueno, si fuimos…no había en el supermercado tampoco), ni movernos y abandonar a los perritos…era una tragedia.

 

De estas imposibles condiciones nació la brookie. Fue una galleta accidental, no la planeamos, no la concebimos. Surgió en el momento, como un pensamiento olvidado; bueno ni modo, ¿por qué no tratar?